COLUMNA “PLUMA ZURDA”

PLUMA ZURDA

Por: José Alfredo Carmona Capetillo

Dentro de la izquierda existen muchas tendencias. Como en el rock, la literatura, la religión, o en la ciencia. Dentro de este espectro ideológico, los extremos existen. Por un lado, la izquierda insulsa, hipócrita y chantajista (de membrete). Es utilizada para oponerse sistemáticamente a todo, pero sin un interés genuino en cambiar el estado de cosas hacia una sociedad progresista, de avanzada. Más bien es un instrumento para encumbrar a sus dirigentes. Por el otro lado está la izquierda radical, de discurso violento, que plantea cambios mediante acciones revolucionarias que destruyan las estructuras opresoras, dando lugar al surgimiento de un estado proletario y campesino. Afortunadamente, en el medio encontramos una izquierda moderada que no necesariamente la identificamos con políticos y partidos. La sociedad civil organizada que empuja los cambios desde distintas trincheras para apuntalar un cambio de estructuras, de instituciones, de pensamiento. Es una izquierda pensante y comprometida, que impulsa y promueve el cambio hacia una sociedad más equitativa, justa y progresista. En este contexto podríamos señalar a distintos colectivos que, sin ser miembros del poder político, se han empoderado desde la sociedad civil, con la firme intención de impulsar un cambio de fondo. Así, los planteamientos, desde la izquierda, no necesariamente deben verse con el rasero de los radicalismos, sino que cabe el de la moderación, donde creo se origina el libre pensamiento. En este sentido, “Pluma Zurda” será una colaboración para ANSmultimedios que abordará tópicos sociales, políticos, jurídicos y literarios, desde una perspectiva de izquierda moderada, siempre tolerante a los disensos respetuosos.PLUMA ZURDA
Por: José Alfredo Carmona Capetillo
Dentro de la izquierda existen muchas tendencias. Como en el rock, la literatura, la religión, o en la ciencia. Dentro de este espectro ideológico, los extremos existen. Por un lado, la izquierda insulsa, hipócrita y chantajista (de membrete). Es utilizada para oponerse sistemáticamente a todo, pero sin un interés genuino en cambiar el estado de cosas hacia una sociedad progresista, de avanzada. Más bien es un instrumento para encumbrar a sus dirigentes. Por el otro lado está la izquierda radical, de discurso violento, que plantea cambios mediante acciones revolucionarias que destruyan las estructuras opresoras, dando lugar al surgimiento de un estado proletario y campesino. Afortunadamente, en el medio encontramos una izquierda moderada que no necesariamente la identificamos con políticos y partidos. La sociedad civil organizada que empuja los cambios desde distintas trincheras para apuntalar un cambio de estructuras, de instituciones, de pensamiento. Es una izquierda pensante y comprometida, que impulsa y promueve el cambio hacia una sociedad más equitativa, justa y progresista. En este contexto podríamos señalar a distintos colectivos que, sin ser miembros del poder político, se han empoderado desde la sociedad civil, con la firme intención de impulsar un cambio de fondo. Así, los planteamientos, desde la izquierda, no necesariamente deben verse con el rasero de los radicalismos, sino que cabe el de la moderación, donde creo se origina el libre pensamiento. En este sentido, “Pluma Zurda” será una colaboración para ANSmultimedios que abordará tópicos sociales, políticos, jurídicos y literarios, desde una perspectiva de izquierda moderada, siempre tolerante a los disensos respetuosos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.